Categorías
Sin categoría

“El tiempo puede añadirles profundidad a las historias”, Marta Orrantia

El periodismo, la edición y la escritura literaria son los tres oficios que confluyen en la obra de Marta Orrantia, una escritora que combina el dinamismo de una sala de redacción, con la lentitud necesaria para la creación de crónicas y novelas inspiradas en sucesos de la vida real.

Como editora de las revistas Gatopardo y Soho, y cofundadora de Rolling Stone para la zona andina y Panamá, Marta entrenó su ojo para la edición de textos al trabajar con algunos de los escritores más destacados de la región. Esta experiencia, a su vez, desafió sus oportunidades en la escritura de ficción, a la que llegó gracias a la búsqueda de plumas femeninas que algunas editoriales hacían.

marta

DC: Usted es escritora, periodista y editora. ¿Cómo viven esos tres seres en su escritura?

Los tres son importantes. Lo que me ha enseñado el periodismo es que uno no puede tener un bloqueo de escritor porque escribir es un oficio y los periódicos salen. También el rigor de la investigación. Es necesario investigar para cada texto que uno haga, de ficción y no-ficción. La editora aparece cuando me releo y soy súper neurótica con lo que estoy escribiendo. De los tres oficios me alimento y creo una especie de esquizofrenia creativa que de pronto sirve para algo.

DC: ¿ Qué la llevó a dar el salto del periodismo a la ficción?

Empecé a estudiar periodismo y la vida me fue llevando. Tal vez fui negligente porque terminé siendo editora de otros, viendo los textos que escribían los demás con una enorme envidia. Aun así, yo escribía, y un día un amigo me dijo: “Están buscando escritoras porque hay poquiticas, ¿quiere pasar un texto suyo?”. Pasé un fragmento de Orejas de pescado en una carpeta rosada, el editor la revisó, le pareció bien y la publicó. Ahí dejé de tener tanto miedo y empecé a meterme, pero también a aprender a hacer ficción, que es distinta al periodismo.

DC: ¿Cómo surgió Todopoderosos de Colombia?

Mi editor de Planeta no me veía como una escritora de ficción, porque ya llevaba varios años siendo periodista, cronista y editora, y mi nombre siempre se había asociado a ese tipo de escritura. Empecé a escribir crónicas y publiqué el libro, al que le va mucho mejor en ventas que a las novelas. Son nueve perfiles de empresarios colombianos. Al final lo que terminé entendiendo es que hice un ejercicio literario y fue enriquecedor.

DC: ¿Cómo confluyó el periodismo en la escritura de su última novela, Mañana no te presentes?

Ese trabajo tiene una base periodística muy fuerte. Gay Talese decía que uno siempre tiene que entrevistar a los perdedores y el M-19, y particularmente las 35 personas que estuvieron ahí dentro fueron parte de los grandes perdedores de esa historia. Ellos no han tenido voz porque los asesinaron. Quise darle la voz a una mujer guerrillera que es victimaria y víctima, en parte porque las mujeres muchas veces no hemos tenido la oportunidad de contar el conflicto.

DC: ¿Considera positivo ser lento en el proceso de escritura?

No sé si eso es bueno o es malo, simplemente es. Lo ideal es poder tomarse un año, seis meses o dos para escribir una crónica, pero en este país cada tragedia se superpone a la siguiente con un ritmo tan vertiginoso que es muy difícil que los periodistas puedan siquiera pensar. El espejo de ese inmediatismo es la calidad de periodismo que tenemos, que es desastroso y nefasto. Cuando uno tiene tiempo de leer y de pensar, las cosas salen un poco mejor. El tiempo puede añadirles pensamiento, profundidad y análisis a las historias.

DC: ¿En qué está trabajando en este momento?

Estoy escribiendo una novela. Aún se encuentra en sus primeras etapas de gestación, ando llena de dudas, miedos y callejones sin salida. En resumen, me encuentro en la feliz etapa del pánico.

marta

Destacados:

*  En Mañana no te presentes, novela publicada recientemente, Marta explora la tragedia del Palacio de Justicia en 1985.

*  En su primer libro, Orejas de pescado (2009), Marta combina una experiencia personal con una tragedia familiar: el suicidio de su tío.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *