Categorías
Sin categoría

La ciclovía: una historia en dos ruedas

Nació como una iniciativa ciudadana y durante más de cuarenta años se ha expandido a otras ciudades del país. Esta es la historia de la ciclovía recreativa de Bogotá.

Nació como una iniciativa ciudadana y durante más de cuarenta años se ha expandido a otras ciudades del país. Esta es la historia de la ciclovía recreativa de Bogotá.

Nació como una iniciativa ciudadana y durante más de cuarenta años se ha expandido a otras ciudades del país. Esta es la historia de la ciclovía recreativa de Bogotá.

Por: María Antonia León

El 11 de diciembre de 1974 cerca de cinco mil bogotanos se tomaron las calles de forma pacífica, para exigir espacios que permitieran la movilización en bicicleta. Con los años, esta iniciativa ciudadana fue considerada como un primer ensayo de lo que hoy conocemos como ciclovía.

Antes de que fuera una actividad regulada por la Alcaldía Mayor, la ciclovía se habilitaba por tres horas, entre las 9:00 a. m. y las 12:00 m., por la avenida séptima y la carrera 13. En 1976 el alcalde de la época, Luis Prieto Ocampo decretó la creación de este evento, que ha evolucionado bastante e incluso ha sido replicado en otras ciudades de nuestro país.

Ciclovía IDRD

Los primeros decretos que le dieron el nombre oficial de Ciclovía, establecieron cuatro rutas: Salitre – Ciudad Universitaria, Olaya – El Tunal, Parque Nacional – Funicular, y el circuito del norte. Con el tiempo, varios estudios han demostrado el impacto positivo que esta actividad genera en la salud de los participantes, en el medio ambiente y, en general, en la sociedad.

Desde el principio, su esencia fue establecer el cierre de algunas de las vías por las que transitan los carros, y habilitarlo para el uso exclusivo de personas en bicicleta, patines, trotando o caminando. Fue una iniciativa para devolverles las calles a las personas, aunque fuera por pocas horas.

Desde 1995 el Instituto Distrital de Recreación y Deporte asumió la administración de la Ciclovía, y desde entonces pasó de tener 24 kilómetros a tener 121 en diversas zonas de la ciudad. Diez años después se hizo un evento de relanzamiento del programa, con el que se buscaba incentivar la participación de un mayor número de personas.

La Ciclovía de nuestros días

El Relanzamiento de la Ciclovía, como se denominó la iniciativa, permitió incluir nuevos servicios en las rutas a través de módulos en los que se venden alimentos, bebidas y artículos deportivos, así como los puntos de atención de Ciclotalleres, donde los usuarios pueden hacer reparar sus bicicletas, inflar las llantas y adquirir todo tipo de accesorios. Esto permitió reducir la informalidad y brindar mejores condiciones de trabajo a los vendedores ambulantes.

Los niños y las mascotas también tienen lugar en la Ciclovía. Gracias a la iniciativa de relanzamiento, se integraron estaciones infantiles, espacios rotativos donde las familias pueden saltar lazo, jugar golosa y participar en talleres de manualidades, pintura y títeres. Y en los puntos veterinarios se prestan servicios de vacunación, asesoramiento e hidratación, principalmente para los perros, ya que los gaticos se quedan en las casas.

Ciclovía IDRD

También se cuenta con módulos de Deporte Extremo y Puntos de Recomendaciones de Actividad Física (RAFIS), en los que se puede obtener información sobre cómo llevar un estilo de vida saludable integrando el deporte y una sana alimentación. Malecones recreativos, Recreovías para hacer aeróbicos, baños, escuela de la bici y préstamo de ciclas son otros de los servicios que se han ido integrando con los años.

Los módulos de Deporte Extremo Extremo son lugares de encuentro para aquellos que practican estas actividades en patines, bicicletas y monopatín. Los participantes ofrecen exhibiciones en condiciones de seguridad para deportistas y espectadores.

Desde 1999 se realiza la jornada de Ciclovía Nocturna, en fechas especiales como el Festival de Verano, la época decembrina y el mes del aniversario de Bogotá, es decir, agosto. Actualmente, es la actividad recreativa más importante de la ciudad por su impacto y el número de participantes que convoca. Por ello, cuenta con el apoyo de personal de la Secretaría Distrital de Salud, la Policía de Tránsito y el Ejército Nacional.

Más allá de ser un espacio recreativo, La Ciclovía tiene la intención de incentivar el uso de la bicicleta como medio de transporte. Aquellas personas que están en proceso de aprender a usar este vehículo pueden practicar en un entorno amplio y seguro, e incluso conectarse con la ciudad desde una nueva perspectiva, pues en ocasiones se piensa que las distancias son más amplias de lo que son en realidad.

Ciclovía IDRD

La Ciclovía en números:
*116 kilómetros recorre la Ciclovía en la actualidad, en vías como la carrera séptima, la calle 25, la carrera 15
*Más de 1.500.000 personas asisten en promedio a cada jornada
*231 guardianes de Ciclovía acompañan, protegen y hacen recomendaciones a los usuarios
*300 auxiliares bachilleres complementan el esquema de seguridad
*206 vendedores se ubican en la Ciclovía para ofrecer diferentes productos y servicios a los deportistas

Dónde: Recorre las principales vías de la ciudad, con rutas por las carreras séptima, 15, 50, las avenidas Boyacá y El Dorado, las calles 170, 147, 116, 17 Sur y 39 Sur, y el Park Way. 
Cuándo: La Ciclovía funciona todos los domingos y festivos de 7:00 a. m. a 2:00 p. m. En agosto se llevarán a cabo jornadas de Ciclovía Nocturna, los días 6, 7, 13, 20, 21 y 27.

Fotografías cortesía: El Espectador e IDRD

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *