Categorías
Sin categoría

País de lagos y lagunas para contemplar

Colombia tiene ríos largos, pequeños, caudalosos, anchos y hasta de colores.

Colombia tiene ríos largos, pequeños, caudalosos, anchos y hasta de colores.

Además del mar vertido en dos océanos, Colombia tiene ríos largos, pequeños, caudalosos, anchos y hasta de colores, pero entre los cuerpos de agua que abundan en este privilegiado país también hay lagos, lagunas, ciénagas y embalses de exuberante belleza y atractivos turísticos como los que en esta edición recomendamos visitar. 

Lago de Tota

Foto: Petruss (CC BY-SA 3.0)

En Aquitania, Boyacá, a 3.015 metros sobre el nivel del mar, lo que parece un mar del interior del país, es el lago más grande de Colombia, y el segundo navegable a mayor altitud más grande de Sur América, después del Titicaca (de Bolivia y Perú). Cuenta con penínsulas, ensenadas, boquerón y playas.

Los 12 o menos grados de temperatura no les importa a quienes buscan descansar en sus bellas playas de arena clara como La Chiquita, El Bosque y Playa Blanca, una de las más frecuentadas por los bañistas. Allí también se puede practicar la pesca, el buceo de altura y paseos por agua o tierra alrededor del lago.

Cómo llegar: desde Bogotá o Tunja puede tomar la vía a Sogamoso y abordar allí un segundo bus (si va en transporte público) o seguir directo hacia el Lago e ingresar por la entrada a Playa Blanca. El recorrido desde Bogotá dura cuatro horas, aproximadamente.

 

Lago Calima

Lago Calima. Foto: Oswaldo Páez. Reportero Gráfico el País.

Por los vientos que se desplazan por el embalse, más conocido como Lago Calima, se dice que este es uno de los tres mejores lugares del mundo para practicar vela, esquí náutico, kiteboard y windsurf.

Allí también se puede disfrutar del avistamiento de aves, cabalgatas, paseos en barco, ferri, banana acuática, canoas, jetski y veleros.

La variada oferta de restaurantes de comida típica e internacional y discotecas de los alrededores amplía aún más las opciones de entretenimiento por las noches. Está en el centro del Valle, en Calima Darién, a dos horas y 109 kilómetros de Cali.

Cómo llegar: puede tomar la vía Yumbo – Buga por la vía Panorama desde Cali o del aeropuerto Alfonso Bonilla, en la glorieta de Mediacanoa desviarse hacia Buenaventura y 16 km después seguir por el desvío a Darién.

 

Laguna de la Cocha

Vereda El Puerto. Laguna de La Cocha FOTO LUIS PONCE M luponce712@gmail (3).jpg

Bordeado de neblina, frailejones y anturios, este embalse natural de origen glacial ha sido lugar sagrado para los kamsá, los kofán e inga, indígenas que han habitado la zona; y de fascinación para quienes aprecian la gracia de las casitas de madera tipo chalet de los pobladores de El Puerto en las márgenes de la laguna. Es la segunda laguna más grande de Colombia, después del Lago de Tota, y de su centro emerge el Parque Nacional más pequeño: la Isla Corota.

El conejo, la trucha arcoíris y el cuy predominan en la gastronomía local. Dentro de las actividades a practicar están: la pesca deportiva de trucha arcoíris, el camping, los paseos guiados por la laguna y el peregrinaje religioso.

Cómo llegar: desde Pasto solo hay 40 minutos por tierra hasta El Encano y desde allí se viaja en lancha hasta la laguna por 10 minutos más. El transporte público se puede tomar desde el almacén Alkosto de la capital nariñense.

 

Guatapé

 Embalse de Guatapé

Como si fuera poca la belleza de Guatapé, en el oriente antioqueño, quizá uno de los más coloridos de Colombia y el mundo, a sus pies se encuentra el impresionante embalse construido en los años 70, coronado por la Piedra de El Peñol, un monolito de 220 metros de altura, mirador insuperable, cuya cima se alcanza luego de subir una escalera de 740 escalones.

Paseos en yate y las visitas al Malecón, el monumento Templo Roca, La Calle de los Recuerdos, La Plazoleta del Zócalo, aderezadas por una bandeja paisa por el camino, son algunos de los planes imperdibles en estas tierras.

Cómo llegar: puede tomar transporte público en la Terminal Norte de Medellín o viajar en carro particular por dos horas, bajarse en la entrada a la Piedra del Peñol desde donde se ve el embalse en todo su esplendor o ir directamente al pueblo, 10 minutos más adelante.

 

Embalse del Sisga

 Embalse del Sisga. foto de Mauricio Cadena, fincolombiamc

Una presa de hormigón construida en 1951 en el río Sisga, en Chocontá, Cundinamarca, para controlar las inundaciones en la Sabana y alma cenar el exceso de agua en invierno para abastecer a Bogotá en épocas de sequía, hace parte de un paisaje de sobrecogedora belleza que se puede hallar a tan solo 55 km de Bogotá. Bordeado de pinos, musgos, hongos, líquenes y frailejones propios de los páramos colombianos. El embalse o represa es un buen lugar para practicar deportes náuticos a vela y motor, acampar, bucear, pescar, cabalgar y caminar.

Cómo llegar: desde Bogotá, se sale por el norte tomando la vía hacia Tunja y después de pasar Tocancipa, Gachancipa, se llega al alto del Sisga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *