Categorías
Sin categoría

DCrítica: Dramas de familia

Dos de las más impactantes películas sobre la juventud perdida y la urgente necesidad de recuperarla, son nuestra crítica de cine de marzo

Dos de las más impactantes películas sobre la juventud perdida y la urgente necesidad de recuperarla, son nuestra crítica de cine de marzo

Dos de las más impactantes películas sobre la juventud perdida y la urgente necesidad de recuperarla, son nuestros estrenos recomendados para marzo y que entran a nuestra crítica.

Por Iván Darío Hernández Jaramillo

crítica de cine marzo 2019. Beautiful boy: siempre serás mi hijo

BEAUTIFUL BOY: SIEMPRE SERÁS MI HIJO
Nota: Buena
Director: Felix Van Groeningen
Reparto: Timothée Chalamet, Steve Carell, Maura Tierney, Amy Ryan.
Estreno: 14 de marzo

Es un drama sobre la drogadicción profundamente potente e inesperadamente regular; es decir, no es tan bueno como podría haber sido, pero lo que hace con lo que tiene es digno, respeta mucho el dolor que debe sentir un padre de familia cuando ve a su hijo caer en el vicio de las drogas.

Las actuaciones, aunque a veces abusan en la bulla, tienen momentos que golpean profundo, que calan hondo. Steve Carrell siempre será un gran actor y la impotencia que vive su personaje la sientes como tuya propia, lo mismo la debilidad de su hijo, su dolor nos hace parte, es empático. Sentimos la dura posición de ambas partes. Bellísimo como siempre el trabajo de Timothée Chalamet.

Crítica de cine marzo 2019 Corazón Borrado

CORAZÓN BORRADO
Nota: Excelente
Director: Joel Edgerton
Reparto: Lucas Hedges, Nicole Kidman, Russell Crowe, Joel Edgerton
Estreno: 14 de marzo

Es una de las mejores películas del año, por supuesto, y lo es porque busca dignificar la condición humana cuando esta es magullada por creencias tan tontas como las de pensar que la homosexualidad es una enfermedad y que tiene cura.

Duele lo que le sucede a nuestro personaje principal cuando le cuenta a sus padres que es gay y ellos, quitándole toda su dignidad, asustándolo terriblemente y arrancándole cualquier atisbo de cariño, con viles manipulaciones, lo obligan a que se someta a una terapia que cure su condición.

Cada una de las cosas a las que es sometido, por increíbles y absurdas que parezcan, no son otra cosa que un espejo de lo que aún sigue sucediendo en la sociedad.

Es una gran película porque hace que a quienes esto les pasa, se sientan acompañados, sientan que no están solos, que la dignidad y la aceptación de nuestro ser es algo que no hay que dejar pisotear. Bellísima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *