Categorías
Sin categoría

Gracias, eterno vinilo

El vinilo volvió para quedarse, y estos artistas y colectivos te demostrarán por qué

El vinilo volvió para quedarse, y estos artistas y colectivos te demostrarán por qué

No cabe duda, el vinilo volvió para quedarse. Mientras que para muchos este disco de plástico ya es obsoleto, o, incluso, para algunas nuevas generaciones –que ni lo alcanzaron a ver– prefieren cualquier descarga en una plataforma digital, les decimos que esos plásticos negros son tremendas joyas. No le pida mucho a los parlantes de su computador, porque con el vinilo la experiencia vale la pena.

Vinilos. Mario Galeano. Foto: Felipe Vallejo

Mario Galeano: guaquero de pasta negra
Este bogotano es músico, productor, melómano, docente, investigador y otras cosas más que, cuando no está con Frente Cumbiero y Los Pirañas (dos de sus proyectos más exitosos), se junta con sus amigos para subirle la temperatura a las fiestas bogotanas con discografías que pueden fácilmente arrancar desde los 60 hasta nuestros días.

Suena curioso, pero recuerda Galeano que su primer vinilo fue un compilado de música tropical que incluía ‘El Jardinero’ de Wilfrido Vargas y que le llegó a través de un bono de regalo en una primera comunión que asistió cuando tenía ocho años. Posteriormente, y con sus primeros ahorros de colegio, adquirió su segundo disco, el de los Toreros Muertos.

Este estudioso del sonido nacional y que se ha tomado el tiempo necesario para escarbar la producción de Discos Fuentes, por ejemplo, desde 2005 se animó a hacer fiestas diferentes a pesar que los asistentes se podían contar con una sola mano. Hoy las cosas han cambiado, sus sets desbordan cualquier aforo de la ciudad. “Una cosa interesante de los discos es que te ayudan a zafarte de la publicidad cuando se escuchan en plataformas como Spotify (no pagas). Eso nunca te va a pasar en un vinilo”, agrega Galeano.

Y para estar en sintonía con este gran capo de la escena, el programa Salgaelsol, es un punto de encuentro a través de gladyspalmera.com. También, en vivo y en directo lo veremos en Psicodelia Music Fest en Casa Kilele, el próximo 29 de noviembre.

Dónde: Casa Kilele (Calle 28A # 16A-31)
Cuándo: 29 de noviembre
Hora: 7:00 p.m.
Boletería: estudiantes, $15.000; general, $20.000


Vinilos. Tom Stakhanov. Foto: cortesía

Tom, el pachanguero parisino
Desde la eterna primavera encontramos a Tom Stakhanov, un parisino que pone a azotar baldosa al que sea. Su afición por el vinilo se lo encontró caminando un domingo de 2004 por Belleville, su barrio en París.

“Nunca había pensado en coleccionar discos, ni tenia tocadiscos, pero no sé porque me puse a mirar los discos del señor y encontré una recopilación de ska en el sello inglés Trojan Records. Yo conocía unos temas, y algunos de los artistas del disco y me sentí muy atraído por el objeto. Lo compré y luego alguien me presto un tocadiscos viejísimo, combinado con radio-casete, y con el sonido muy malo porque era auto amplificado. Todavía tengo este LP, y recomiendo mucho el tema ‘Sercy Tea’ de The Movers & Prince Buster, un ska bien bailable…”. Así empezó la cosa en la vida de este francés radicado en Medellín.

Vinilos. Tom Stakhanov. Foto: cortesía

Para Tom el vinilo nunca desapareció, tan solo pasó de moda cuando se democratizó el CD y considera que es mentira decir que el vinilo se puso de moda de nuevo.

Actualmente su colección incluye discos de música jamaiquina, ska rocksteady, salsa (estilos que sonaban antes de llamarse salsa), ritmos de las islas del Caribe y la complementa con lo mejor de la cumbia, el porro y la gaita por el lado colombiano.

En Medellín recomienda seguir los eventos de La Vinilada, feria de discos animada por todos los vendedores de la ciudad. La próxima es en diciembre. También, él estará el 23 de noviembre en Café Cliché, rincón de cultura y de rica comida en el barrio Laureles.

Dónde: Café Cliché (Carrera 76 # 41-41, Medellín)
Cuándo: 23 de noviembre
Instagram: @tom_stakhanov


Vinilos. Los Rulos Vinyl Club. Foto: cortesía

Con los rulos bien puestos
Los Rulos Vinyl Club está conformado –al día de hoy– por 12 mujeres que se definen claramente selectoras de vinilos e irrumpen en la escena bogotana con colecciones muy particulares que van desde el rock de todos los tiempos (incluyendo lo más raro del nacional), la salsa brava (de pe a pa), la “plancha”, el soul, la música electrónica, cumbias y otras más.

Desde su centro de entrenamiento en el altillo de una casa de Chapinero, justo en uno de los locales más representativos del mercado vinilero, Three Little Birds (TLB), estas apasionadas se dan cita semanalmente para perfeccionar su técnica, compartir sus nuevas pesquisas y ensayar una a una bajo la tutela de los más capos de la ciudad en el asunto.

Vinilos. Los Rulos Vinyl Club. Foto: cortesía

La caleña Eugeny Yunis dio los primeros pasos para que esta iniciativa se fuera convirtiendo en el primer club vinilero de Bogotá con aroma de mujer y, seguramente, del país. Ser socia fundadora de TLB le ha permitido conocer muy de cerca el auge de esta movida y obviamente conectarse con otras mujeres que comparten sus mismos intereses.

Lo de declararse como club ha sido muy en serio: Los Rulos actualmente se autofinancian con cuotas que van desde los $5.000 y con el aporte del 10 % por cada presentación a nombre del colectivo. Y para los que desde ya quieren echarle oído a unas buenas tandas de manos de estas selectoras, en radiomixticius.net lo podrán hacer a través de varios programas disponibles en sus variadas secciones.

Facebook: losrulosvnylclub


Además…
Échese una buscadita por aquí, seguramente alguna joya encontrará:

*Mercado de las pulgas (Carrera 7 #24-70). Hay que agacharse, esculcar, regatear y pa’l tornamesa.

*La Roma Récords (Transversal 17A Bis # 36-21). Mucha música independiente, buen parche y siempre sorprende con su agenda.

*Inter Discos (Calle 19 # 4-71). Siempre hay algo por escuchar en el corazón de la 19.

*Discos Vértigo (Carrera 7 # 22-31). Hace parte del circuito del centro, y hay que pasar antes de subirse al ‘Metro’.

*Three Little Birds (Carrera 7 # 54A-36). El lado femenino de la movida vinilera.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *