Categorías
Sin categoría

Encuadre real: otra forma de conocer la historia

Desde el pasado 30 de marzo, en el Canal Institucional se está transmitiendo la franja documental Encuadre Real

Los documentales se toman la pantalla. Desde el pasado 30 de marzo, en el Canal Institucional se está transmitiendo la franja documental Encuadre Real, una producción dedicada a mostrar historias reales que “cuentan otra forma de vivir y de ver la vida”.

Este especial que emite el canal puente entre el Estado y la sociedad colombiana se compone de documentales de la realidad narradas en alta calidad, cuyas historias le permitirán a los televidentes el poder entretenerse y aprender en esta época de cuarentena.

Encuadre real. Fanny Mikey. Foto: rtvc.gov.co

La franja, que se transmite a las 10:00 p.m., cuenta la verdadera historia de los sucesos que han marcado de la historia del país y del mundo. Como explica Lina Moreno, directora del Canal Institucional: “Encuadre Real trae producciones de las más variadas temáticas, entre las que se cuentan la historia nacional, el arte, historias de vida, el cambio climático, la biografía de grandes personalidades, la música y los problemas contemporáneos que aquejan a nuestras sociedades”.

El 30 y 31 de marzo los especiales se enfocaron en ‘La era del deshielo’ y ‘Urbílogo, sumercé’. Para el 1 de abril se enfocará en ‘Fanny por siempre’; el 2, ’28 horas bajo fuego’, y el 3, ‘El caso boliviano’.

El lunes 6 de abril, la programación continuará con el documental ‘Agridulce’; el 7 con ‘Inés, recuerdos de una vida’; y el miércoles 8 con ‘López, historia de un intelectual rebelde’.

El Canal Institucional, creado en septiembre de 2003, es un canal de televisión pública abierta con cobertura nacional que el Estado emplea para rendirle cuentas a los ciudadanos. De igual forma es un espacio de información, difusión, educación y promoción para todos los colombianos.

Véalo vía streaming aquí: canalinstitucional.tv

Categorías
Sin categoría

La libertad del diablo de Everardo González

Entrevistamos al director del documental La libertad del diablo, Everardo González

Everardo González es hoy por hoy el documentalista más importante del continente. Recientemente pudimos ver su más reciente película, un documental de terror y miedo sobre la violencia extrema en el corazón de México titulado La libertad del diablo. En Revista DC hablamos con él.

Por Iván Darío Hernández Jaramillo

DC: ¿Hay alguna relación con La libertad del diablo, la situación social en Colombia y el documental El acto de matar?
La relación que puede tener con El Acto de Matar de Joshua Oppenheimer tiene que ver con la teatralidad, y sí, efectivamente con darle voz a quienes se consideran los victimarios socialmente. No necesariamente fue una inspiración fuerte porque mi proyecto empezó antes de que yo viera este documental. Quizá una de las semillas del proyecto sí tiene una relación más directa con Colombia, y tiene que ver con la novela de Fernando Vallejo La virgen de los sicarios y es que desde que yo la leí hace muchos años, me preguntaba si el sicariato era consciente del daño que provocaba o no, y esa fue quizás la primera pregunta que hizo que yo me dedicara a hacer La libertad del diablo.

Everardo González La libertad del diablo

DC: ¿Cuál fue el principal reto para ti como documentalista al ir al corazón de Ciudad Juárez y narrar ambas caras de la moneda con el documental?
La película no solamente incluye voces de Ciudad Juárez, yo intenté hacer una radiografía de lo más que pudiera abarcar del país, y es gente que efectivamente está en Ciudad Juárez, otros están en el Estado de Tamaulipas, otros en el Estado de Sinaloa, otros en el Estado de Guerrero, Veracruz; pero una parte importante se centra en Ciudad Juárez, porque una de las organizaciones con quienes yo más trabajé fue Mexicanos en Exilio, que es gente mayoritariamente del Valle de Juárez que vive exiliada en El Paso Texas. El reto más complicado de esta película más allá de los riesgos que se corren, era no generar rumores en las zonas en las que vive la gente activa. Nosotros lo que hicimos fue desplazar a la gente a zonas neutrales para poder hablar con ellos, y que no sucediera lo que en México llamamos “calentar la plaza”, y que podía generar muchos rumores y vulneraba tanto a los personajes de esta película, como al equipo de filmación.

Everardo González La libertad del diablo

DC: ¿Por qué usaste el mismo tipo de máscara para todos los entrevistados?
La máscara fue una solicitud que yo hice a la gente, no hubo ninguno que me pidiera anonimato para esta película, entonces no había problema en mostrar el rostro, al menos en voz de los personajes. La máscara más bien es una vuelta al drama clásico, a la tragedia clásica, que permite que el testimonio tenga mucha más libertad y se vuelva más revelador que cuando se muestra el rostro. Por supuesto que va tomando otros significados, y uno importante es que todos están uniformados, no en la dimensión del dolor, pero sí probablemente en la dimensión del miedo; y la imagen de una mujer que se despoja de este rostro, es no sólo una mujer que se despoja del miedo, sino que se convierte en ese terrible arquetipo que tenemos todos en América Latina que es la madre de los desaparecidos.